Utilizamos cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos de la navegación de nuestros usuarios y mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.

  • ¡Precio rebajado!
Andreas Vesalio. El maestro de la anatomía moderna
  • Andreas Vesalio. El maestro de la anatomía moderna

Andreas Vesalio. El maestro de la anatomía moderna

$200.00
$180.00 10% Ahorre!
IVA incluido Entrega en un plazo de entre 3 y 4 días

Decía Tales que conocerse a sí mismo es la base fundamental del conocimiento. Vesalio aplicó esta norma a la humanidad: conocer la anatomía es el fundamento del conocimiento del ser humano. Así lo hizo, se ensució las manos y trabajó con cuerpos humanos para determinar conocimientos reales concretos, los cuales contribuyeron al desarrollo de la medicina contemporánea. Por eso puedo decir que, en el imaginario que implica el autoconocimiento del hombre, Vesalio es aún parte de nuestra realidad; es el Tales de la anatomía del homo.

Cantidad
DISPONIBLE
 

Politica de seguridad

 

Envíos

 

Politica de devolución

Decía Tales que conocerse a sí mismo es la base fundamental del conocimiento. Vesalio aplicó esta norma a la humanidad: conocer la anatomía es el fundamento del conocimiento del ser humano. Fue un científico del Renacimiento integrado a la Universidad de Padua, centro pionero del saber contemporáneo, epicentro del espíritu moderno, sede del renacer, del reaprender a experimentar para saber dónde se desarrolló el pensamiento cognitivo empírico y resurgió la razón greco-romana mediante el contacto con los sabios de Bizancio. Debe reconocerse que el conocimiento heredado no era poco. Galeno, utilizando el método analógico, mostró que nuestra anatomía no era muy diferente a la de cualquier otro mamífero porque tenemos una estructura interna similar: aparato respiratorio, digestivo, circulatorio. Sin embargo, la analogía que señala nuestro origen común, en lo particular, tiene limitaciones y genera insuficiencia en el aprendizaje. Las particularidades de nuestra estructura y de nuestro funcionamiento son resultado de muchos siglos de evolución. En suma, los mamíferos nos parecemos, pero no tenemos igual modalidad de operación. Vesalio no negaba a Galeno sino las deformaciones que los sabios medievales habían reelaborado a partir de la ciencia griega. Por eso reabrió el expediente de la experimentación y cambió el método de acercarse al conocimiento: el de la prueba y el error en un proceso continuo de experimentos sobre el objeto mismo, no sobre un objeto comparado. Observar y advertir sobre lo específico, porque a este nivel éramos distintos en matiz y en operatividad, y estas diferencias no eran menores. No era suficiente la verdad en lo general. Era necesario conocer las particularidades sobre el propio cuerpo para descubrir la especificidad del humano, la cual no se encuentra en otros seres. Galeno era un genio; su espíritu experimentador no sacó de la ignorancia. En ese sentido, Vesalio fue su discípulo. Rechazó la tradición de Galeno porque la escolástica la había malversado. La anatomía humana requería experimentación sobre humanos, no se podía mejorar el conocimiento de su estructura con analogías y experimentaciones exógenas, era necesario ser heterodoxo y recurrir a fuentes directas. Así lo hizo, se ensució las manos y trabajó con cuerpos humanos para determinar conocimientos reales concretos, los cuales contribuyeron al desarrollo de la medicina contemporánea. Por ello lo reconocemos ahora, porque nos enseñó que la verdad en la anatomía proviene de lo específico, no de lo general; porque generó nuevas luces a ese nivel; porque su atrevimiento permitió entender los diversos matices anatómicos de los seres humanos. Por último, quiero decir que las aportaciones de Vesalio han resultado ser tan válidas que, sólo con la tecnología contemporánea, lo específico de lo específico ha podido reconocerse. Vesalio murió expiando culpas que no tenía. La verdad es que sigue vivo entre nosotros los médicos, vigente a 500 años de su inicial existencia; su pensamiento ha sido fundamental para desarrollar las capacidades del médico actual, aunque éste no lo sepa. Por eso puedo decir que, en el imaginario que implica el autoconocimiento del hombre, Vesalio es aún parte de nuestra realidad; es el Tales de la anatomía del homo.

9786074878035

Ficha técnica

Autor
Gutiérrez Herrera, José Luis
Editorial
Benemérita Universidad Autónoma de Puebla
ISBN
978-607-487-803-5
Año de edición
2015
No. de páginas
202
Encuadernación
Rústica
Libros relacionados